lunes, mayo 02, 2011

www.jorgeschvarzer.com.ar

Grata sorpresa me llevé hoy al enterarme que ex alumnos, colegas y otros allegados al Profesor Ingeniero Jorge Schvarzer, crearon una web en su nombre.

Como muchos otros alumnos que tuvieron el privilegio de asistir a sus clases, el profesor ingeniero Jorge Schvarzer fue para mi formación profesional, la puerta a una lectura más profunda sobre la realidad económica de Latinoamérica y de Argentina en particular.

Fue mucho más que bajar al llano los estudios de materias previas, fue también la alternativa de pensar desde otro enfoque una estrategia de desarrollo económico al imperante en los manuales de texto de los primeros años de carrera, mayormente ligados a la “División internacional del Trabajo”.

No porque el resultado que otorga el bienvenido libre mercado no aplique, sino porque el juego nunca es tan limpio como para que se haga realidad. División internacional del trabajo junto subsidios y cuotas a la agricultura en los países desarrollados, sumado a la “apertura indiscriminada” de nuestras economías, no necesariamente lleva a la panacea si apostás ciegamente a dicha estrategia.

Esta advertencia fue una bocanada de aire fresco donde las sospechas de que los manuales de texto no siempre se ajustaban del todo a la realidad. Clases donde me acercó la historia de la industria nacional, al mismo tiempo que me invitó a leer los escritos del profesor Ingeniero Marcelo Diamand.

El día de su fallecimiento escribí un post en su nombre, ante la congoja que me generó al darme cuenta que se fue uno de los pocos economistas argentinos que defendió la industria nacional hasta su muerte y sin temor al que dirán. En un país donde el economista promedio escribe con pluma fácil para hablar en forma despectiva de la poca productividad de la industria nacional. Donde hasta parece que ello es el deporte de la profesión: el economista que no ayuda a destruirla, ayuda a desprestigiarla.

Por el contrario, el ingeniero Jorge Schvarzer inculcó hasta sus últimos días en forma incesante durante toda vida, que el camino del desarrollo nacional viene de la mano de la industria Nacional. En forma incansable nos contó de su análisis, diagnósticos y sugerencia de camino a seguir para el desarrollo de la industria Nacional.

Sus palabras y escritos no fueron en vano y algunos ciudadanos argentinos valoramos mucho todo lo que hizo por intentar ayudarnos construir una industria nacional que otorgue orgullo y trabajo a todo Argentino. Esta pagina web que se creó, demuestra que su pensar continúa latente en muchos de nosotros.

Por suerte en estos últimos años antes de su partida, el ingeniero pudo ver cierto renacer de la industria nacional desde 2002 en adelante. Seguramente ello le permitió despedirse de la Argentina con cierta esperanza, con un sabor mucho menos amargo del que relata en sus libros con tanta tristeza, al ser testigo de cómo desguazaron la industria nacional, y con ella la llave al desarrollo económico de un país.

En su última columna en página 12, el ingeniero escribía:

"A partir del colapso de la convertibilidad, la industria recuperó un brío que ya pocos le asignaban. Su rápido crecimiento permitió que alcanzara niveles nunca registrados: hoy, su valor agregado se ubica más de 30 por ciento encima de los mejores niveles de la década de 1990 (que no eran nada especial pero sirven como comparación) y, por lo tanto, de cualquier otro período anterior. En esa marcha, ella fue uno de los mayores aportantes al avance del Producto y, en el proceso, absorbió una masa de mano de obra que le permitió contribuir, como pocos, a reducir el flagelo del hambre y la desocupación..."

"Estos éxitos contrastan con el acoso que sufrió la industria durante décadas. Desde 1976 hasta 2001, con excepción del interregno alfonsinista, fue perseguida por las estrategias llamadas "aperturistas" así como por la supuesta ortodoxia de los monetaristas que querían y todavía quieren destruirla. El prolongado atraso del tipo de cambio (1978-1981 y 1990–2001), la liquidación de casi toda protección arancelaria, el cierre de las fuentes de crédito a largo plazo, el desmantelamiento de los mecanismos de promoción le infligieron heridas cuyas cicatrices todavía hoy se perciben."


---

Por último, al indagar por la web en nombre del profesor, grata sorpresa me llevé al ver este blog chiflado entre los sitios recomendados de la web del ingeniero. Una gratificación que nunca me la hubiese imaginado se logre desde un blog anónimo. Pero no deja de ser cierto que el post chiflado que antecede, justamente habla de la industria nacional.

Saludos Cordiales

Larry

3 comentarios:

Die dijo...

Muy bonita la página y, al igual que a vos, me trae muy gratos recuerdos el haber tenido como docente a Jorge Schvarzer.
Junto a Alejandro Rofman, son dos de los docentes que me marcaron, justo cuando ya estaba totalmente desilusionando con la carrera. Me hicieron renacer mi interés por la economía y ver que otra perspectiva era posible.

Serenity dijo...

Che, el gráfico no se ve un pomo, quiero leer las fechas pero es imposible, ¿será mucho pedir agrandarlo un poco?

Saludos.

Gonzalo FK dijo...

Excelente hallazgo Larry, uno de los tipos que hacen pensar que la Economía todavía vale la pena para algo..
Un abrazo