lunes, diciembre 13, 2010

¿qué deben hacer los países individuales de la eurozona?

"No lo que se hizo en Irlanda, es una respuesta. El sistema bancario irlandés es peor que demasiado grande para quebrar: es demasiado grande para rescatar. El primer deber del estado es salvarse a sí mismo, no recargar a los contribuyentes con obligaciones para rescatar a prestamistas despreocupados. Si la eurozona no es una “unión de transferencias” tiene que funcionar en ambas direcciones: los contribuyentes de un estado no deberían rescatar a los de otros de tener que salvar a sus bancos de sus tonterías"
Por Martín Wolf

-----
Soy muy pesimista respecto al futuro del Euro, más cuando te enterás que un Estado se endeuda un 30% del PBI para salvar al sistema financiero (Irlanda), o España quita los subsidios a los desempleados (400 euros) cuando tiene un paro que supera el 20%, o cuando Grecia busca un 2011 sin crecimiento y los economistas dicen que va por el buen camino. Europa es tierra de tragedias como nos recuerda las dos guerras mundiales. Una tragedia económica se está gestando en Europa.....

3 comentarios:

Chazz Micheal Michaels dijo...

qué tal Larry?
Cuál sería la solución a tu criterio para solucionar la quiebra de un sistema financiero, como parece ser el caso de Irlanda?
saludos

Anónimo dijo...

Preocupa mucho lo de Europa.

Sorprende la " compra" acritica de un paquete que conocemos tan bien, incluyendo, tal vez en primera fila, a los partidos socialistas (Papandreou es Presidente de la Internacional Socialista y gano con un programa keynesiano, en octubre de 2009!).

De miedo la falta de economistas con explicaciones, alternativas y propuestas para enfrentar a la ortodoxia.

Ernestina

Larry dijo...

Chazz, no voy a hablar de Irlanda en particular, sino del Euro en General. La respuesta es desarmar el Euro, y la forma menos traumática para ello, es hacer que Alemania y Francia sean los que dejen el Euro y vuelvan a sus respectivas monedas. No lo digo yo, lo dice Stiglitz. El euro se desplomaría, pero no habría ni default ni descalce de monedas. El marco alemán, por el contrario, no haría más que apreciarse.