jueves, septiembre 23, 2010

El mito de la IED en Brasil

Tengo que admitir que estoy repetitivo con el tema Brasil, pero como hoy todo economista defiende el modelo de tipo de cambio alto y con ello el superávit en cuenta corriente (leer a Espert hoy en ámbito preocupado por la pérdida de los superavit gemelos), puedo tomarme un descanso en la materia y centrarme en otras cosas, como por ejemplo desmitificar el “milagro de Brasil”.

Repito la tesis que sostengo: Brasil decidió sostener altas tasas de interés no para “frenar la inflación” sino para atraer capitales y sostener así un elevado nivel de consumo financiado con crédito externo. Esta política de tasas altas para atraer capitales, llevó a una histórica apreciación cambiaria. La industria de San Paulo lo único que quiere es que terminen las políticas macroeconómicas de Lula, o que los subsidie mientras tanto con créditos del Bandes. Sólo Dios sabe que hacen con el crédito público, si lo vuelcan a la producción o lo vuelcan a la rueda financiera que Lula propone para extranjeros.

La economía apalancada con crédito externo para consumo se hace dependiente de crecientes niveles de crédito para que la rueda se mantenga girando. Es decir, Brasil se hizo adicto a atraer capitales para mantener el magro ritmo de crecimiento económico. Prueba de ello es que los capitales dejaron de entrar a Brasil, el Bovespa no pudo superar los 70.000 puntos de 2008, y la economía dejó de crecer los últimos meses.

De nos ser por esta mega emisión de Petrobras por la sorprendente suma de u$s96.000 millones que arrancó la semana pasada, la entrada de capitales se reactivó con fuerza. Si la operatoria sale bien, Lula se retirará con la economía creciendo, si sale mal, sería inminente el pesimismo sobre la tierra carioca.

Pero supongamos sale bien, pasado el efecto de Petrobras, ¿continuarán entrando capitales para inflar la burbuja? Ello depende que haga Dilma (descontada presidenta de Brasil) con la política monetaria. Si el mercado considera que las altas tasas de interés más que compensan el riesgo de devaluación, entonces se quedarán e incluso entrarán más. Pero si el mercado considera que las ganancias en reales son de menor magnitud al riesgo de devaluación, harán las valijas y se irán. Salida de capitales en brasil es recesión, como mínimo.

Desde el otro lado del mostrador se justifica el "milagro brasilero" por la alta inversión extranjera directa (IED) que observa el país. Bajo esta tesis se argumenta que la masiva entrada de capitales no está en una bicicleta financiera e inflando el consumo y el bovespa, sino que es principalmente inversión que permitirá un salto en el nivel de producción de Brasil.

Sobre esta tesis si argumenta que lo que se observa en brasil es que el agente económico adelanta consumo ante su nuevo nivel de riqueza que queda reflejado en el incremento del bovespa.

El lector advertirá que puede hacerse dos lecturas completamente diferentes con los mismos elementos, pero recordando que la realidad es una sola.

Para desentrañar cuál de ellas es la cierta. Nada mejor que un poco de números. El gráfico adjunto, gentileza del excelente Blog "The Nominal Rat Race", advierte la evolución de la IED en los principales países de latinoamérica. Brasil escala notablemente en 2007 y 2008 con una IED por u$s34.500 y u$s45.000 millones, respectivamente. La principal economía repectora de capitales en Latinoamérica.



Del mismo modo que muchos economistas halagan a Brasil por el notable salto en la IED en los años 2007/2008, aprovechan y la contrastan con una supuesta pobre evolución para la Argentina, calificándola como "aislada del mundo". Los números nominales ayudan a construir el mito: entre 2007/2008 la Argentina tuvo un 20% de la IED que alcanzó Brasil.


Pero para poder contextualizar la magnitud de IED que alcanzó cada país y hacer más semejante la comparación, bien vale compararla contra sus respectivos PBI y advertir el impacto de la IED en la economía. El cuadro adjunto, por la CEPAL, realiza el ejercicio para los años de gloria de Brasil en la materia:

Dado que Argentina, Brasil y México se encuentran abajo de todo en la lista, permítanme agrandar la imagen:


El gráfico habla por si sólo. El supuesto país receptor de IED por excelencia y la denostada Argentina, el país supuestamente más cercano a Venezuela en clima de inversión, tienen en proporción, el mismo impacto de IED a sus respectivas economías. La IED tanto en Brasil como en Argentina ronda el 3% del PBI. Ambos países por encima de México. Vale advertir que el número es para 2008, el mejor año para brasil en dicho guarismo y aún así Argentina lo iguala.

Si Argentina que supuestamente no tiene clima de inversión pero igualmente tiene el mismo impacto relativo de IED sobre la economía que la "brillante" Brasil, entonces es claro que o bien el salto en la IED en Brasil no es tal, o bien que no es cierto que no vienen los capitales a invertir a la Argentina. Con el mismo número no pueden hacerse dos lecturas: 3% del PBI no puede ser bonanza para Brasil y una miseria para Argentina.

Las implicancias de ello en el "discurso" de los últimos años son devastadores, pero no voy a centrarme en ello. El argumento que en Argentina no se invierte y que en Brasil si, se derrumba sólo.

En particular, ese 3% del PBI no me dice nada para ninguno de los dos países. Ya advertí que el concepto "IED" no es un concepto de economista. Estoy convencido que es un invento del FMI y que a economistas les hace confundir términos conceptuales. El gráfico de arriba refleja que Argentina tuvo un récord de IED en 1998, cuando trágicamente Menen y Cavallo venden YPF por poco más de u$s18.000 millones. Demás está decir que un cambio de manos no es inversión en cuentas nacionales. En cuentas nacionales, inversión es lo que permite expandir el nivel de producción en la economía en forma tangible: construcción y equipo y maquinaria. Vender YPF no expandió la FPP a la Argentina.

Y cómo evolucionó la Inversión en Brasil los años de importante entrada de capitales?

Si bien existe un repunte en la tasa de inversión en Brasil los últimos años, está lejos de advertir un virulento incremento. En su mejor año la inversión no llegó a 19% del PBI, y sólo fue 2pp más alta que el promedio de la década de los 90.

En suma, el impacto de la IED de Brasil es de igual magnitud que para Argentina y más importante aún, la tasa de inversión según cuentas nacionales está lejos de reflejar un salto significativo en los últimos años, momento en que no paró de entrar capitales a la economía carioca.

La bicicleta financiera que instauró lula los últimos años solo permitió fogonear el consumo apoyado en crédito externo. Brasil vive una burbuja de precios, está cara en dólares dado que su nivel de producción no aumentó tanto como se esperaba en los mágicos años de Lula. Es inminente una corrección de sus precios, tanto del Real como del Bovespa.

Cuando pasará no lo sé. Sólo sé que como la convertibilidad, el modelo de lula es una fantasía que no se sostiene. Ambos abusaron más de la cuenta del crédito externo sin un correlato en un aumento en el nivel de producción que permita pagarlo. Como no se paga con producción, se "paga" devaluando la moneda (licuando pasivos) y con una fuerte corrección del Bovespa (efecto riqueza). Brasil está cada día más cerca de una recesión , con colapso del consumo e inversión y sinceramiento de sus precios a su tasa máxima de inversión del 19% del PBI, en el mejor de los casos.

Larry

14 comentarios:

Ulschmidt dijo...

Muy bien Larry. Creo que el país estrella en esto es Chile, que recibe más IED que Argentina pese a ser un tercio de nuestra economía. Aunque en foros chilenos uno puede leer que son las megamineras que reinvierten sus utilidades en gran medida.

oti dijo...

Una cosa que me sugiere tu gráfico sobre la evolución de la inversión en Argentina y Brasil es la enorme fluctuación que muestra la Argentina en comparación con Brasil. ¿Por qué Brasil parece mucho más estable en su inversión si ambos países sufrieron parecidos impactos externos?

MAGAM dijo...

Muy interesante tu post Larry, para pensar sobre el tema y como podría llegar a afectarnos.

Carlos dijo...

Muy duro el trabajo de la cyber-militancia K...
Sigan haciendo fuerza muchachos... quizá Brasil termine en la ruina como nosotros alguna vez.

Me pararece que los argentinos no terminan de comprender el funcionamiento de la economía brasileña y aplican abordajes de análisis propios de la realidad argentina, como por ejemplo cuando se comparan los endeudamientos públicos de países europeos con el nuestro ¿se entiende?

Por favor muchachos, Australia hace 50 años (repito 50) que tiene déficit de cuenta corriente... averigüen...

Para terminar: expliquen alguna vez por qué Argentina tenía superavit comercial con Brasil durante la convertibilidad y ahora tinene défict, y eso que nos permiten exportar vehículos (que dicho sea de paso algunos son DISEÑADOS en Brasil, ¿raro verdad?)

El Tio dijo...

Y Chile? En la tabla que mostraste el IED/PBI les da por las nubes?

Rollo Tomasi dijo...

larry es muy malo tu cuadrito sobre "sostenerlo" y "dejarlo caer". Porque podrías decirlo así.

2003-2009:
Oficialismo: TCR por encima del equilibrio
Oposición: TCR en equilibrio.

2010:
Oficialismo: TCR por debajo del equilibrio (aunque todavía no lo está).
Oposición: TCR en equilibrio.

La verdad que es raro defender el dólar de 8 pesos en 2003 (8 pesos a los precios de hoy) y de 4 pesos ahora.

Larry dijo...

Rollo, una intervención del Estado en un mercado tiene que ser para suplir una externalidad.

Quién apoya el TC alto, o que el BCRA intervenga diariamente para sostenerlo, es porque acepta la tesis de "enfermedad holandesa" que puede producirla la producción primaria, la entrada de capitales especulativos, o las remesas en los países más pobres del caribe, por ejemplo.

Para un “ortodoxo” el mercado no está en equilibrio si interviene el BCRA todos los días, salvo que aceptes este punto, que tengo entendido que la oposición nunca lo aceptó desde el 2003 al 2009 y ahora haciéndose distraídos, defienden el TC "competitivo" en un nivel algo más bajo.

Cómo lo justifican teoricamente?

Abrazo,

franco_roman dijo...

me quedo en como afecta lo fluctuante de la inversion año a año.. comparativamente entre brasil y argentina..

es decir lo mismo que oti

Anónimo dijo...

Interesante el artículo. Hay un par de correcciones: el regalo de YPF a los españoles lo hicieron Menem y Kirchner en 1999 (no en 1998). A Cavallo lo habían echado en 1996.
En el cuadro no incluiste a Chile y a Colombia, ¿algún motivo en particular? La honestidad intelectual ante todo. No dejes que la ideología nuble tu vista. Saludos.

Miguel Olivera dijo...

El número de 9 mil palos verdes en el 2009 es rarísimo. Sobre todo porque al mirar la composición aparecen 4 mil palos de deuda con matrices y filiales. Rarísimo.

Larry dijo...

Miguel, te considero un afortunado. A vos te parece raro los 9000 palos de un año en particular, a mi directamente me parece raro el concepto. La definición misma de IED.

gearoid dijo...

Por más vueltas que le des, la guita de las IED es una sola y en todos lados se mira -y se mide- cuánto entra. La plata llega o no, más allá del PBI. Y los números son incontrastables, Argentina está sexta entre diez. Y sacando el caso excepcional de Brasil, la comparación es peor observando que arriba nuestro están economias sensiblemente más chicas como Chile y Peru (destacado en el "excelente" blog, pero que ni mencionaste).
Ah, y el pico del 99 por la venta de YPF a Repsol se da cuando Cavallo hacia años que no estaba en funciones. Operacion que conto con el abierto apoyo de Kirchner, por entonces gobernador de Santa Cruz.

Anónimo dijo...

El IPO de Petrobras no atrajo tanto capital externo como mencionas y el valor del Bovespa dificilmente sea un buen indicador de inflow. Lo mas importante que esta pasando el brazil es la manipulacion a los numeros fiscales, ahi no mencionas nada.

Henrique dijo...

Se Brasil entrar en recession, será horrible para Argentina.
Invidia mata!!!!!!!!