viernes, junio 12, 2009

El Blog de la Doctora

El blog de la Dra. Hilda Molina .
.
..."Los idólatras del régimen, que haciendo uso de las bondades de la democracia en sus respectivos países, vociferan contra el capitalismo, al tiempo que viven como capitalistas. Los que se rasgan las vestiduras cuando aquí en nuestra propia Patria, hacemos uso del derecho a la libertad de expresión que nos asiste, y criticamos lo indiscutiblemente criticable. Los que predican teóricamente sobre derechos humanos y paz, y al unísono reverencian a un gobierno de partido único, adicto al poder, implantado indefinidamente en Cuba; y que involucró a su pueblo en un número no precisado de guerras ajenas. Esos fariseos contemporáneos, asumen como enemigos personales a todos los que el régimen clasifica como enemigos; y se convierten en nuestros verdugos, haciéndonos blancos de ataques infundados, crueles y superficiales, sin importarles el daño que ocasionan."...
.
Extracto del post "Lanzando mi post a pesar de mis verdugos", de la Dra. Hilda Molina.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

me aburrrrrrrrrrrroo

Mariano T. dijo...

Parece que coincidimos en algo.
La bandera de los derechos humanos, cuando se usa con hemiplejia moral, es solo una hipocresía.

Leo dijo...

Impecable la doctora.

mauro dijo...

¿ustedes vieron como vive una neurocirujano en cuba?.. digo, aca una mujer de ese nivel que enseña encima, tiene minimo una casa en un country, allá con la filosofía socialista de "a cada quien segun su necesidad, a cada quien segun se capacidad" vive en un rancho de material donde cada vez que llovizna se le inunda, y con una ventana que da al baño de otro vecino que trabaja como repartidor de cartas de racionamiento.

Digo... esta mujer viene a Buenos Aires, ve la cada del hijo en el gran buenos sin tener los titulos que ella tiene y como no va a pensar que quedarse!

No vuelve maaas.

De todas formas, los derechos humanos son un punto mas en algo mas profundo llamado, libertad individual.

Mauro

Anónimo dijo...

No se si va a querer volver, yo si fuera Castro no la dejaría entrar por traidora.

Mariano T. dijo...

Traidora a qué?
Yo viajé muchas veces al exterior y no por eso me convertí en traidor a la Argentina. También muchas veces hablé en contra de gobiernos argentinos (de facto y de derecho) y eso tampoco me hace traidor.