martes, marzo 31, 2009

Adiós Dr. Raúl Alfonsín

Lejos, el mejor presidente que tuvo la Argentina.


Su presidencia no derivó en colapso económico por incapacidad, sino porque el contexto externo no podía ser peor.

Luego del que EE.UU. jugara más de una década con soldaditos en el patio trasero para que no se imponga el comunismo, la deuda externa que dejaban los militares (en toda Latinoamérica) con Martínez de Hoz en argentina, ya era insostenible. Ese es el punto de partida de la Gestión del Dr. Alfonsín.

Con esa famosa “carga” insoportable que frena e imposibilita el desarrollo económico, EEUU en el auge del monetarismo sube las tasas con el objetivo de frenar la inflación (del 13% en 1980). La FED sube la tasa a 14%, esa misma que hoy esta en 0%, los precios de las commodities (en esa época más Sorgo que soja para Argentina, se desplomaron ante la recesión generada. EL estrangulamiento fue inminente y disparó la imposibilidad de pagar le deuda no sólo en Argentina, sino en toda Latinoamérica.

Aún sin ni un mango en los bolsillos, Alfonsín y su equipo nunca hizo caso a los cantos de sirenas liberal que pedían ajuste fiscal para “evitar” el colapso. Típico error de diagnóstico de los liberales: Es la deuda lo que es grande, no el Estado. Achicar el estado no reduce la deuda. Deuda generada por militares como Martínez de hoz, deuda magnificada en democracia por menen y cavallo.

El colapso vino igual, pero no fue Alfonsín quien lo gestó ni quien dio el punta pie inicial para el colapso macroeconómico. Las cartas estaban echadas y el jugó igual. Con solo un 4 de copas en la mano, sin hacer mula o apelar a la viveza criolla, solo con confianza y un equipo formidable, casi prefirió el riesgo inflacionario al ajuste constante.

Alfonsín, los Chiflados lo saludan y reconocen los desafíos en su gestión, piloto de tormenta, padre de la democracia, ejemplo de persona. Que la patria lo tenga en la memoria tal como lo merece, como un grande, como ese ejemplo a seguir en lo social y en lo político.

Gracias por todo Doctor, inolvidable su paso por la historia Argentina, que descanse en paz, esa paz que usted mismo trajo a la patria.

Un afectuoso Saludo

Los chiflados

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Uno de los peores (obviamente exceptuando los gobiernos de facto, esos son la peor desgracia)

Anónimo dijo...

Gracias, chiflados.
Adiós, Dr. Alfonsín.

Anónimo dijo...

Dolor ante la pérdida de un gran hombre y un gran demócrata

Anónimo dijo...

ADIOS,QUERIDO PRESIDENTE.QUIERO DECIRLE QUE ALEGRIA CUANDO GANO,Y QUE DOLOR TAN GRANDE CUANDO SE FUE.Q.E.P.D.

Julián G. Benítez dijo...

Muy bueno el post. Me gustaría destacar también el peso en la historia de Latinoamérica con sus primeras aproximaciones, experiencias y voluntades para encausar la integración regional durante su gestión.

Marco Antonio Moreno dijo...

Muy buena y emotiva despoedida.
Con el permiso de Ustedes, la he colgado en mi blog

Un saludo

Shemp dijo...

Larry,
coincido en muchas cosas con el post.

En especial, con el rol institucional que cumplio Alfonsin y su honradez y patriotismo.

Comparto el sentimiento por su partida.

Sin embargo, toda la region sufrio la crisis de la deuda y solo nosotros y Peru tuvimos un hiper y el caos economico y politico...

La crisis de la deuda fue en el 82 y la hiper en el 89, y si, dejo el pais en llamas...

Hubo errores en el manejo economico mas alla de la coyuntura, y en la incapacidad de implementar politicamente lo que el equipo economico sabia era el crux of the problem: el financiamiento inflacionario de un gasto publico inmanejable (no solo por la deuda sino por las empresas publicas que disimulaban el desempleo en una economia de bajisima productividad).

La misma gente del equipo economico de aquella epoca hoy admite esos errores y la incapacidad de Alfonso para entender de economia.

En lo politico, te olvides de las "Felices Pascuas" y muchos otros errores en el plano politico.

Mi balance tiene claroscuros, pero enfatizo el lugar positivo que le dejara la historia al gran Tribuno de la ciudad de la laguna.

Anónimo dijo...

te olvidaste de mencionar que hizo el Pacto de Olivos con el Turco Satanas...

Pillo.

Anónimo dijo...

Hubo errores en el manejo economico mas alla de la coyuntura, y en la incapacidad de implementar politicamente lo que el equipo economico sabia era el crux of the problem: el financiamiento inflacionario de un gasto publico inmanejable (no solo por la deuda sino por las empresas publicas que disimulaban el desempleo en una economia de bajisima productividad).

igualito a ahora...

Larry dijo...

Gracias a todos por los comentarios.

Julián, excelente tu comentario. Al respecto, todavía recuerdo como le respondió Bernardo Neustadt a esa idea de unión latinoamericana que promulgaba enfáticamente Alfonsín. Bernardo dijo en tv: “acaso muchos enanos hacen a un gigante?”. Bruto y torpe como lo fue toda su vida. Lo invito a Berny a que ponga sus famosos huevos en un hormiguero y ver si continúa opinando lo mismo. Típica respuesta de un lamebotas imperialista de su talla y calaña.

Adelante Marcos, de hecho también se publicó en el diario “el Argentino”.

Shemp, como siempre excelente tu comentario. Y al igual que usted, coincido con varios aspectos que esboza en sus líneas. Seguramente la congoja, además de admiración que siento por Alfonsín, hace que mi análisis esté sesgado. Una vez pasado un prudente periodo de luto, le prometo charlar con menos fanatismo de esos calamitosos años ochenta.

MONA dijo...

Convengamos que fue un demócrata, fue honesto, fue un político de convicciones… y aún así, lo apremiaron -tal como pasa en la actualidad- por problemones como conflictos rurales, con la iglesia, el golpe de mercado, el apriete de las FFAA, la hiperinflación... No le hagamos cargo a él... hizo todo lo que pudo, tal como sucede hoy.
Pero en esta etapa, recordemos las virtudes del líder, aunque reneguemos de los que lo usan para contabilizar votos. Pero Ojo! Hoy nos pasa lo mismo que a Alfonsín! Estamos parados en el mismo polvorín! Ya no es cuestión de si Alfonsín bueno o malo. La cuestión es hallar puntos comunes con la gente, y aún con la oposición para formar una comunidad de ideas afines. Es el legado de este líder: ir por los ideales, y no por las personas...
Les mando un abrazo.
Mona

Anónimo dijo...

Fue un demócrata... pero cuando De La Rua tambaleaba se olvidó de salir a respaldarlo... todo lo contrario