jueves, septiembre 25, 2008

Agnus Dei


700.000 mil millones,
una ofrenda al Dios Mercado
.
Wikipedia: "En el cristianismo, Agnus Dei (latín: 'Cordero de Dios' )? se refiere a Jesucristo en su rol de víctima ofrecida en sacrificio por los pecados de los hombres, a semejanza del cordero que era consumido por los judíos durante la conmemoración anual de la Pascua."

Me imagino que le hicieron caso a Curly y todos ya pusieron el plato para clamar su correspondiente parte, después de todo, el mercado somos todos. O como nos dice Shemp, el helicóptero de "Benny B" está a punto de despegar y dejar caer el preciado papel color verde militar....

Es un hecho que aprueban el "sacrificio" en forma inminente y las pérdidas que antes eran privadas, ahora son del Estado Americano. Larry será parte del efecto riqueza que ello implica. Larry está más cerca del "sueño Americano".

Sólo alcen las manos como cuando en un cumpleaños las inocentes palomitas esperan el inminente reventón de la piñata.
.
Tio Sam.... que arranque la fiesta!

6 comentarios:

Mariano T. dijo...

Qué linda ubicación esa de que si te caés arrastrás a todos.
Es como en andinismo, el que cuando escalás va arriba, y dice "ahora quiero un pete".

Anónimo dijo...

Y Mariano T., Agnus andinis, se sacrifica por los demás y se lo hace.

Shemp dijo...

Larry,

Pongo los votos ahi...ya que aguante mis peniques en Goldman y Morgan..

Benny, Benny...

saludos cordiales,

S.

Andrés el Viejo dijo...

Si el salvataje funciona (y es un si enorme), el impulso a la recesión se atenúa y, como dice Roubini, en cosa de un año o año y medio, la economía norteamericana se encarrila, la pregunta pasará a ser: ¿para cuándo y de qué tamaño gigantesco será la próxima burbuja reventona? Porque con la suculenta transfusión de centenares de miles de millones de dólares (si contamos los 700 y cifras menores ya comprometidas anteriormente, más alguna cosita que hará falta agregar, el total superará tranquilamente el billón) la creación de papelería fraudulenta va a crecer hasta niveles nunca vistos. Si las quiebras de este período superan holgadamente a la del LTCM, las futuras... agarrate Catalina.
A propósito, ¿se acuerdan de los ganadores del Premio Nobel de Economía 1997, galardonados por sus elegantes explicaciones sobre derivados? Resulta que los dos eran directivos de LTCM, que quebró al año siguiente y dejó un tendal. ¿Ustedes creen que los cubrieron de alquitrán y plumas y los pasearon por todo Estocolmo, para que los chicos les tiraran piedras? No, señor, siguieron disfrutando de alto prestigio. Estas cosas le hacen mucho mal a la economía.

Anónimo dijo...

Estimado Andres, el susto fue grande, por lo tanto va a ser dificil que la gente se olvide y vuelva a juarse alegremente la guita, asi que se viene una epoca de menor crecimiento y basado mas en fundamentals que en futuros.

Andrés el Viejo dijo...

Estimado Anónimo:
Su argumento me recuerda que, hacia 2004, un amigo me comentó sorprendido como era posible que las personas volvieran a poner su plata en los bancos, después de la pesadilla de 2001. Más sorprendido quedé yo por la observación y, medio de apuro, atiné a decirle qué demonios podía hacer alguien con su ahorro, si no era tan grande como para comprar una casa o algo equivalente.
Con el tiempo pude pensarlo más y le digo a usted: ¿cuánto tardaron los especuladores grandes, medianos y chicos para reponerse de los sustos a repetición que han tenido desde la burbuja de los tulipanes en el siglo XVII y la del Mar del Sur en el XVIII? Muy poco. La codicia es una palanca más poderosa que el miedo.
Se suele repetir que el capital es cobarde. Se trata de una infame calumnia. La cobardía es el único defecto que no tiene. El capitalismo se hizo con base en fortunas acumuladas en actividades tan riesgosas como la piratería y la trata de esclavos. Y, posteriormente, se metió con entusiasmo en aventuras coloniales, guerras de todo tamaño y especulaciones arriesgadas.
Saludos